Actualidad

Loading...

domingo, 4 de abril de 2010

Asesinato de "La Caballero"

La muerte siempre ha ejercido una extraña fascinación a los vivos, más aún a quienes viven en la provincia.
En una época de madrugadas llenas de sombras y de historias, un misterioso crimen avivaría la imaginación pueblerina. Ocurriría en la Casa de Morales o de la Capitulación, y sellaría la historia de este sitio patrimonial que se mantiene en pie frente a la Plaza Bolívar, en el Casco Central de Maracaibo.
Unos dicen que se llamaba Mercedes, otros Francisca Caballero, lo cierto es que era La Caballero; doméstica cucuteña que trabajaba para una familia acomodada que habitaba en la colonial Casa de Morales, fue narcotizada y apuñalada con ensañamiento, aún no se sabe si por causas pasionales o por una oscura venganza personal.
Los asesinos, en complicidad con una lavandera llamada María Jesús, introdujeron su cuerpo en un coche y sigilosamente, asegurándose de no tener testigos, lo abandonaron en un descampado, en las cercanías de la Cañada Morillo.
No contaban los criminales con los infaltables vecinos trasnochadores, quienes observaron el paso del coche y su regreso rápido. Apenas desapareció del horizonte el vehículo, los curiosos se acercaron al sitio sospechoso, descubriendo con terror a la Caballero, aún con vida.
La llevaron enseguida al Hospitalito, pero debido a dificultades de transporte y negligencia de las autoridades, la pobre mujer llegó muerta.
El gobierno confió a un tribunal la averiguación, que por cierto no dio resultados positivos.
Al día siguiente, comenzaron a hacerse en la ciudad comentarios alarmantes, e incluso a señalarse los presuntos autores del crimen. Nada oficial, nada definitivo.
Junto con el recuerdo del absurdo asesinato quedó en Maracaibo la leyenda de la Caballero, ligada a la Casa de Morales. Se sabe únicamente que el cuarto donde todo pasó, en cuyas paredes quedaron estampadas huellas de sangre, fue cerrado para que nadie volviera a habitar allí.
Se dice que su espíritu aún deambula en la casa colonial. La Caballero parece no descansar en paz hasta que no se aclare su vil asesinato…

1 comentario:

  1. Bueno espero que les guste cuando lo visiten y hagan sus comentarios...

    ResponderEliminar